Liberación de energías interferentes

Cuando hablamos de energías interferentes hablamos de todas aquellas energías que gobiernan nuestra vida con un fin egoísta, para servirlas a ellas mismas y no con una intención de amor. Son de orígenes varios, desde formas de pensamiento discordantes, hasta inteligencias de fuera de la conciencia divina, almas astrales y demás.

-No todo lo que veis es verdad

-No todo lo que sentís es verdad

-No todo que pensáis es verdad

Todo forma parte de una ilusión creada a partir de las influencias de estas interferencias.

Atreves de nuestro sentir vibracional del corazón, más una pensamiento, provocan que creemos ciertas realidades de atracción, para así poder abastecerles de la energía suficiente para poder sobrevivir en nuestro campo, creando así realmente desajuntes en nuestra felicidad, con la intención de que el humano no manifieste su Divinidad.

Con lo cual el libre albedrio queda bastante limitado con estas influencias.

Para bajar a la dimensión humana hacemos una decadencia vibracional, para así poder tener un cuerpo humano ( hubieron grandes maestros como cristo que no tuvo que hacerla).

Imaginaros que salimos del sol como seres puros, vibrantes, deslumbrantes y gozosos y queremos venir al planeta tierra y para ello debemos de densificarnos y eso significa que nuestra luz debe de ser más densa y para ello decidimos ponernos programas de baja frecuencia como podría ser un programa de muerte o de sufrimiento o de carencia afectiva, odio etc. debido a esto empezamos el descenso por el canal central, mediante el cual vamos bajando con esa oscuridad que nos hemos programado. Esto hace que energías interferentes se vayan adhiriendo a nuestro campo, debido a la oscuridad que hemos decidido experimentar en la tierra.

Estos programas que hemos decidido ponernos para poder hacer el descenso, son los que gobernaran nuestra realidad y desde allí se van a ir sumando evento tras evento, vida tras vida de una serie de programas y eventos asociados a eso programas que hemos creado cuando salimos de la divinidad.

Entonces entendemos que, nacemos y desde la primera encarnación, aun sabemos quiénes somos, pero cuando ya llevamos diez vidas de acumulación de desgaste emocional, y todo lo albergado en nuestras células. El ser humano ya no tiene su color ni su vibración es una amalgama de toda su historia espiritual. Cuando hablamos de energías interferente pensar que no es que tengamos una sino que hay muchísimas, en cada evento de sufrimiento existe una carga una voluntad e interferencia asociada.

Así que si no liberamos todas estas cargas es prácticamente imposible manifestar lo que somos SERES DIVINOS

Compartir